top

El BAXI Manresa se queda a muy poco de una hazaña y termina una inmensa primera vuelta

Domingo 20 de Enero de 2019 a las 20:35

Derrota por 78 a 83 ante el Real Madrid que no permite los de Joan Peñarroya terminar en la séptima posición. Un Nou Congost histórico aplaude su equipo, que termina una gran primera vuelta.

78 BAXI Manresa | Lundberg 14, Toolson 14, Tomàs 11, Zubcic 5 i Dragovic 8; Fisher 14, Sima 5, Lalanne 6, Muñoz 4.

83 Real Madrid | Campazzo 9, Causeur 17, Yusta 2, Thompkins 16 i Tavares 10; Randolph, Reyes, Llull 14, Deck 1, Prepelic 3 i Taylor 5.

Parciales: 22-22, 22-18, 15-23 i 19-20.

El BAXI Manresa lo pudo tocar con la punta de los dedos. Había que ganar al Madrid para poder ir a la Copa del Rey, y los de Joan Peñarroya estuvieron a punto de hacerlo. Faltaron 5 puntos, sobró acierto en los blancos. El equipo del Bages cierra una primera vuelta mucho más que excelente con 9 victorias.

El Nou Congost presentaba un aspecto inmejorable. Gran ambiente antes y durante el partido, lleno absoluto y una grada entregada. Empezaba el partido igualado, y el primer triple de Dragovic hacía creer los locales que se podía competir. El acierto en el triple (Tomàs, Toolson) mantenía igualado el partido, que acababa el primer cuarto 22-22. Ya era un partido vibrante desde el inicio.

Aún cuando en el segundo periodo los de Joan Peñarroya se pondrían por delante. Anotaba Iffe Lundberg por 30 a 26 y el Congost certificaba que la llamada había funcionado: el pabellón era una caldera. Los triples de Zubcic, que anotaba tras varios intentos, Toolson, y Lundberg, y un tiro libre de Pere Tomàs colocarían los 4 de ventaja para los manresanos.

En la segunda parte, inicio trabado del tercer cuarto, con muchos errores en ambas canastas. Los madridistas se aprovechaban del mal momento del BAXI Manresa, pero Lundberg sacaba sus ganas de luchar por no dejar que el partido se rompiera. A 4 puntos del Madrid, con 10 minutos por disputarse.

El último cuarto empezaba con protestas al público y en el banquillo, y se señalaba técnica en Peñarroya. Entonces Sergi Llull encontraría la inspiración. El Manresa no se daba por vencido, y anotaba Muñoz tras robar, antes de que Fisher robara y anotara un triple que espoleaba los locales. Además, el nuevo base hacía un 2 más 1, pero no entraba el siguiente triple de Zubcic y el partido moría.

Joan Peñarroya decía en la sala de prensa que «no es la tarde que todos queríamos, no podemos estar contentos con nuestro resultado; quiero felicitar a mis jugadores y el Nou Congost; no vamos a jugar la Copa, tenemos 9 victorias y muchos ratos de jugar buen baloncesto, con unas circunstancias que aún dan más valor; hemos vivido un partido que me hace sentir muy bien, aunque ahora estoy enfadado» .

Comparte esta noticia en las redes sociales